Sumate a los CUERVOS de Madrid!!

Para contactarnos mandanos un email a madrid@sanlorenzo.org.ar o llamanos al 918341908

9 ago. 2014

¿Desertar? Nunca!!!!

La cabrón anda haciendo estragos y algunos amenazan con la deserción, el spiro, el espiante, el raje, el "ahí te dejo" ¿Y si esa bronca la acomodamos a favor y empezamos a hacer cosas por nuestro querido CASLA? Tenemos peñistas anclaos en Baires como Cadícamo los situaba en el bacán París, sin entradas, con un toco de tellebis invertidos en viajes y al fiado, llenos de broncas y de decepción, de ira por los socios de aluvión que siempre acuden en socorro del vencedor y no pierden ningún acontecimiento porque son COLECCIONISTAS y a todos se nos cruzan fulerías pero nunca debe considerarse la deserción, el abandono ¡NUNCA!!!

Soy del 48, viví la entrega de la primera Copa en el 60 y ni les cuento todas las piojosas que vinieron después. Nunca deserté aunque me rechiflaran tipos como Savino, soy socio de mi club, ni de Lammens ni de Tinelli y ni siquiera de Omar Higinio García (me pongo de pie) que alumbró mi infancia y me marcó para el resto, incluso la memoria de mis mayores sostenidas en Mamucho Martino o Pontoni. Señores, yo soy de Boedo, ni uno solo de los de dos gambas valen un galito de lo que vale el CASLA.

El que se quiera ir que se vaya, nadie debe quedarse donde no esta a gusto, quizá haya otros clubes, incluso otros deportes donde no hay problemas de localidades. Por esE lado no tendrán problemas pero cuídense del frío, el sol no calienta tanto como en Boedo aunque estemos en Agosto.

Y por si mis torpes palabras no terminaN de cerrar la idea aquí les dejo un poema del maestro Héctor Negro que se llama Desde el Tablón al que Osvaldo Avena le pusiera música de 2x4. Quizá les quede más claro. Lo leen y si quieren después lo escuchan en la voz del Negro Miguel Montero. No van a perder nada y quizá les alivie la cabrón, el disgusto y la depre por nadar, nadar y ahogarse en la orilla de verlo en TV.



DESDE EL TABLÓN (Héctor Negro)

Llené mi pecho con el aire del potrero.
Le di a la mala con la leña del tablón.
Y fue mi canto un estribillo futbolero.
El primer canto que grité de corazón.

No tuve nunca quien me diera mejor fiesta
que los domingos esperados como el sol.
Y este delirio de seguir mi camiseta
y la alegría reventando cada gol.

Si mi mejor juguete
fue redondo.
Y mano a mano,
nadie pudo más,
porque al final de cuentas sólo tuve
esa posible forma de ganar.
Mi infancia caminó por aquel cielo,
por tanto barro que debió esquivar.
Y todos los domingos vuelvo y vuelvo,
por el desquite que la vida no me da.

Yo vi los goles que se cuentan a los nietos
y las pifiadas que dan ganas de olvidar.
Rompí el carnet cuarenta veces, eso es cierto,
pero por eso no me han visto desertar.

Porque tuve berretines goleadores
y de este lado del alambre los colgué.
En cada grito voy soltando los mejores
pedazos de alma, que rodando amasijé.



https://www.youtube.com/watch?v=QHNnndcLvi0

No hay comentarios: