Sumate a los CUERVOS de Madrid!!

Para contactarnos mandanos un email a madrid@sanlorenzo.org.ar o llamanos al 918341908

20 jul. 2007

¿Alguna vez estaremos tranquis?

San Lorenzo es diferente, San Lorenzo se parece al país, dice un amigo. Se parece en sus miserias y su grandezas y no puede vivir en felicidad ni siquiera en momentos de triunfo.

Ni siquiera ostentando el título de Campeón Argentino, ni siquiera en los preparativos del Centenario las aguas bajan serenas en Boedo.

La reunión de la HCD en la que se explicó el traspaso al Napoli del jugador Lavezzi y donde se ha dado a conocer un déficit de vértigo en el primer trimestre del año ha abierto la caja de los truenos y ya se anuncian querellas y se clama por un escarmiento contra el máximo dirigente y sus compañeros en el oficialismo.

Entre tanto, un frío de temor por futuros de calamidad como la que ya supimos vivir en las décadas del 70s y 80s corre por los Cuervos y tememos que este campeonato se quede solo en una golondrina mientras el verano pase de largo.

¿Hay en San Lorenzo y en el sanlorencismo un virus autodestructivo que nos obliga a vivir en ese sobresalto constante del que habló Soriano cuando entregaba a su hijo a esta pasión cada vez más irracional? Francamente no lo sé pero me duele, nos duele San Lorenzo. Duele la constante falta de transparencia, duele la falta de un futuro claro y sostenible, duele el estar pendiente de si un hincha, dos o tres, de bolsillo profundo tiene a bien poner sus dineros para reforzar el equipo. No por la persona (o personas) en sí, sino porque siempre estaremos dependiendo de la buena voluntad (en el mejor de los casos) de gente que hoy están y mañana pueden no estar, hoy manejan grandes dineros y mañana pueden tener que atender otras necesidades.

Para un futuro sostenible, sin sobresaltos, sin dependencias milagreras o directivos filántropos solo existe una solución, que yo conozca: SOCIOS, 45 mil, 50 mil socios, esa es la única barrera que no se podrán saltar ni aventureros ni salvadores, por bien intencionados que sean éstos.

Que nadie tome mis palabras como un agravio hacia persona alguna. En la historia de San Lorenzo hubo grandes benefactores, desde el mismo Lorenzo Massa que puso unos modestos ahorros que para él serían una fortuna, pasando por el Sr. Mulet, Scaramusso, Bidegain y muchos que habrán entregado dineros restados al bienestar de su familias y a quienes todos debemos guardar agradecimiento pero ese no es el futuro que queremos porque siempre dependerá de voluntades y circunstancias no manejables por la institución. La única solución sostenible es una gran masa social como San Lorenzo supo tener en tiempos de grandeza social y deportiva. Solo así estaremos a buen recaudo de limosnas televisivas y de hinchas cargados de muy buenas intenciones.

Vivimos un semestre agradable ¡No me despierten del sueño!
Osvaldo Álvarez

1 comentario:

Anónimo dijo...

Osvaldo, sepa disculpar, pero está equivocado. No hay manera de que ningún club argentino pueda sostener el fútbol profesional como tal, esto es, como asociación civil. Ejemplo: el deficit de nuestros queridos hijos queda oculto por sus reiterados campeonatos (ni estadio tienen, a menos que usted opine que la Bostanera es un estadio digno: fui al partido nuestro con Belgrano ahí, y agradezco al cielo ser del Ciclón y poder poner el culo sobre cemento en el gigante de Soldati -el 'Bajo Flores' no existe-), y a otros clubes ya les aparece por todos lados. Todos están 'menos diez'. Incluso los supuestos adalides del societarismo, como Belez (¿por qué cree que no compran jamás una figura?; porque desde que empezaron a salir campeones viven quebrados) y ni que hablar de Ferro (nadie le cuenta a la gente que aquel Ferro de Griguol fue realmente lo que los acostó, y no Mingo Cavallo). Se sale de las dificultades estudiando, entre otras alternativas, cómo generar un equipo de fútbol propiedad del Club San Lorenzo en asociación con otros accionistas (que no sean unos rufianes, claro), cosa de que la entidad sin fines de lucro no desaparezca pero tenga dinero para ser competitiva y dejar de ser deficitaria. Estudiar qué hacen los alemanes, por ejemplo. Los años cuarenta ya fueron, pero es verdad que los clubes como San Lorenzo (en especial estando en el lugar adonde nos deportaron al perder el Gasómetro, que necesitan la actividad deportiva) son importantes. Pero yo no pagaría una cuota social para garparle el sueldo a un jugador. Con lo que ganan hoy día es imposible.
Para colmo, cuando alguien quiere hacer oposición en San Lorenzo sólo inventa pavadas, como la de moda meses atrás, según la cual si recuperásemos los terrenos del supermercado podríamos desarmar el Bidegaín y llevarlo a Avenida La Plata como si fuera un Rasti, un absurdo ingenieril.
La solución pasaría por tener mucha guita sin depender de Grondona, esto es, que alguien tenga huevos para exigir que los ingresos por TV puedan acordarse como en los sitios civilizados individualmente por cada club (hay gente de otros clubes que quiere eso, y si lo patoteamos inteligetnemente entre muchos a JHG, por ahí le conviene aflojar en algo), y no corporativamente, y armando una especie de San Lorenzo S.A.D. de existencia paralela a San Lorenzo de Almagro club, y de la que el club sea accionista y controlador, para competir en el fútbol profesional de igual a igual con los grandes, cosa que el club se ocupe de los que quieran asociarse para hacer deportes amateurs y vida social. Mientras no hagamos nada de eso, seguiremos teniendo Mieles y Savinos, Tinellis y Abdos, amén de otros charlatanes de feria, y haciéndonos mala sangre por algo que en buena técnica económica, jurídica y sociológica no cierra por ningún lado.
No se deprima, y sigan en lo que tan bien hacen por Gallegolandia, que somos y seremos los más grandes.