Sumate a los CUERVOS de Madrid!!

Para contactarnos mandanos un email a madrid@sanlorenzo.org.ar o llamanos al 918341908

18 nov. 2009

Out

Desorientado y sin saber qué trolley hay que tomar para seguir, apareció el domingo en el Bidegain el fantasma del Ciclón.
La corrida inicial de Bordagaray y el borbollón en el área con gol de cabeza anulado por fuera de juego fue tan solo un oasis en el medio del desierto que fabricó el domingo San Lorenzo. Y en ese desierto transformado en arenas movedizas se hundieron todos los últimos sueños del semestre.
La que fuera solidez defensiva se esfumó en un santiamén, el carente peso ofensivo se multiplicó y la falta de juego del mediocampo se hizo palpable en un equipo que por momentos no sabía para qué estaba en la cancha y que daba la imagen de estar esperando el final del partido para evitar seguir sufriendo en público.

Podemos hablar de ilusiones muertas, pero lo que más nos duele es que las mismas están en el suelo por la falta de juego que mostró el domingo el equipo. El rival de este domingo no era el Milan de los 90 ni el Barsa actual. Pero con la simpleza del concepto claro del fútbol que puede hacer disimuló sus limitaciones y nos ganó sin atenuantes.

La actuación del domingo fue mala y sin paliativos. El primer gol recibido es una grosera falla en la que el delantero rival llega solo a una pelota que se sabía que venía al área pero que nadie cubrió (había 3 camisetas Cuervas en el área chica y el rival se adelanta solo y sin interferencias, ni molestias), y luego los inevitables mano a mano contra un equipo volcado infructuosamente arriba.
La defensa no funcionó, el mediocampo no generó fútbol nunca y los delanteros estuvieron sin peso. Entre lentitud y poca asistencia, no existió (salvo algún pobre caso concreto) ninguna ilusión sustentada por juego que esperanzara un empate.

Se extraña la solidez defensiva de las primeras fechas, al enganche de juego que debía ser el Pipi, y la contundencia ofensiva perdida para la segunda fecha. Lamentablemente no pesamos en el área rival y dependemos de errores rivales más que de aciertos propios.

Quedan dos clásicos para terminar al menos con el orgullo alto. Esperemos que se de la talla de estos dos compromisos pendientes que los azulgranas esperamos con ansias y deseos de triunfo.

Aguante el Ciclón!
Segola.

No hay comentarios: