Sumate a los CUERVOS de Madrid!!

Para contactarnos mandanos un email a madrid@sanlorenzo.org.ar o llamanos al 918341908

28 ago. 2007

Sportivo Cereijo

Nací en los primeros días del 48 por lo cual viví mi niñez amargado por la actual empresa de Avellaneda. Como en tantas veces de la historia San Lorenzo iba en contra de las corrientes políticas, en cambio hubo otros que supieron arrimarse al sol que más calienta y quizá el caso de nuestro rival de esta noche haya sido más que paradigmático.

Las hinchadas rivales los llamaban Sportivo Cereijo, apellido de aquel ministro del primer peronismo que obró como hada madrina y le construyó un estadio y tal vez muchas más cosas que por respeto uno debe callar para no convertirse en un hooligan cualquiera.

El impulso de aquellas ayudas que los engrandecieron duró unos años, después la realidad puso las cosas en su lugar: era un club más, con sus miserias y sus grandezas pero uno más al que el oportunismo político había favorecido. Presumen ellos de que son el equipo del General que condujo los destinos del país en dos ocasiones y uno no sabe si es algo para presumir porque fue tanta la ayuda oficial que coincidió con sus mejores años que si uno escarba un poco la cosa no es como para presumir.

Ninguno de los otros 3 grandes sufrió como San Lorenzo esa pretendida grandeza. Hasta el 48 dominábamos con holgura la estadística contra el mentado Sportivo Cereijo, a partir de ahí una serie de arbitrajes y situaciones poco claras hicieron que mi infancia se convirtiera en una calvario porque, creo que hasta el 58, cuando ya eran campeones, no pudimos ganarles. Ni siquiera su vecino de ciudad nos ganaba de esa forma tan reiterada, aunque seguimos abajo en la disputa al rojo le hemos ganado con frecuencia, en cambio a la actual empresa no había forma.

Hoy y cuando ya estoy a punto de entrar en la vejez (la madurez no la alcanzaré jamás) la historia ha puesto las cosas en su lugar. Estamos a la par y bien podríamos asistir a ver como la taba se da vuelta después de más de 50 años. Ojalá que alguien le recuerde a nuestros jugadores que estamos ante un partido especial. Sin dramas ni tragedias pero un partido especial. De ellos depende que muchos pibes de los 50s podamos disfrutar del plato frío de la venganza, de la venganza deportiva entiéndase; que nadie saque otra conclusión.

Por los amigos de la infancia, por los compañeros del colegio de Cachimayo, por los pibes con los que jugaba al básquet en aquellas canchas de la entrada de Inclán por los mayores que ya no están ¡Sostenga Ciclón!

Osvaldo Álvarez

2 comentarios:

Anónimo dijo...

En los 50's yo no era pibe, ni tan siquiera proyecto, pero claro está que igual este un partido especial: hace años que los tenemos ahí al alcance del zarpazo, pero por una cosa u otra tenemos que seguir remando.
Ojalá hoy nuestros jugadores pongan la historia en su lugar, San Lorenzo lo merece.
Un abrazo,
Patricio

A dijo...

Como no podía ser de otra manera, El Más Grande, vía Cuqui y Berni, puso merecidamente en su lugar a los tristísimos Bananas en Pijamas. Y vamos por más. ¡Ninguna empresa parará al Ciclón!

Sds
A