Sumate a los CUERVOS de Madrid!!

Para contactarnos mandanos un email a madrid@sanlorenzo.org.ar o llamanos al 918341908

11 dic. 2013

ORGULLO



A todos alguna vez nos habrán preguntado, porque sos de San Lorenzo, o porque te hiciste cuervo.
Cada uno tiene su historia particular, que por mi viejo (ese es mi caso), que algún tío, primo, abuelo, por el barrio o simplemente porque te deslumbro algún equipo en algún momento de tu vida.
Pero hay algo que nos une aparte claro esta del amor a la camiseta y de ser hinchas de nuestro querido club, es el sentir que una vez que abrazas esta pasión hay dos cosas que son únicas y distintas al sentimiento de cualquier otro hincha.
Una es la identidad, el sentir al barrio de Boedo como nuestro lugar en el mundo, el caminar por esas calles y sentirlas parte integrante de nuestra vida y nuestra pasión aunque nunca hayamos vivido en el barrio (este también es mi caso), es el sentir una sensación de pertenencia cada vez que pisas nuestro querido barrio.
Sentir el clásico e ir a vivir desde temprano en el barrio nuestro clásico, el autentico clásico, no los clásicos inventados por el establishment es una sensación única.
Somos los que cuando caminamos por Avenida La Plata no vemos un supermercado, vemos nuestra casa robada por la dictadura y a la que estamos luchando por volver.
Tal vez por ser el barrio del tango, en esa simbiosis maravillosa que se produce por nuestras calles seamos algo soñadores, nostálgicos y estemos predestinados a sufrir un poco más de la cuenta.
Seguramente tendrá algo que ver el haber leído al gordo soriano e identificarnos con sus historias y sentimientos.
La otra y a la que es aun más característica de nuestra condición es el orgullo.
Orgullo de nuestra historia y respeto a los jugadores y equipos que vistieron nuestra camiseta y nos hicieron emocionar (llorar, reír, gozar) a los que vimos y a los que nos contaron.
Orgullo de haber mantenido la dignidad cuando la dictadura se ensaño con nosotros de una manera criminal y mientras otros tenían privilegios a nosotros nos robaban nuestra casa.
Orgullo de haber vivido en el año 82, lo que otros viven como una humillación como un carnaval cada sábado reventando todos los estadios.
Orgullo de habernos recuperado de administraciones traidoras y resurgir siempre en los momentos difíciles.
Orgullo de haber hecho el estadio actual.
Orgullo de la caravana a Rosario cuando lo más probable era que esa racha de 21 años se extendiera y fuimos con fe y demostramos que a pesar de todo creímos y lo logramos.
Orgullo de la vuelta a Boedo, donde logramos marchas multitudinarias, cambiar leyes, hacer lo que nadie nunca hizo.
Orgullo porque le demostramos a la clase política en general nuestra fuerza, donde primero nos tildaron de locos, después nos tuvieron respeto y al final desde su incomprensión, esa incomprensión generada por los movimientos populares que ellos no dirigen y por lo tanto no entienden, el miedo, el miedo a nuestro poder de convocatoria.
Orgullo porque cuando hace poco más de un año estábamos prácticamente descendidos reventamos la cancha y el “te juro que en los malos momentos siempre te voy a acompañar” bajo como un himno y se convirtió en la envidia de todo el futbol argentino.
Por esto y por mucho más apelo al orgullo, al orgullo bien entendido y sin soberbia.
Por todo esto termino con una certeza, una convicción y un deseo.
La certeza de que el domingo a la noche pase lo que pase me voy a ir a dormir con este orgullo al que hago referencia y con el que me voy a dormir todas las noches.
La convicción de que apelando a ese orgullo vamos a dar otra vuelta.
El deseo que el 2014 sea el año en que ganemos esa copa esquiva que tanto deseamos.
Un saludo a toda la cuervada y el domingo con más fe que nunca.

Gustavo Ruggeri.

No hay comentarios: