Sumate a los CUERVOS de Madrid!!

Para contactarnos mandanos un email a madrid@sanlorenzo.org.ar o llamanos al 918341908

18 jun. 2012

…..8, 9 10, …………… Out………………..

Queda una fecha de quimera, de utopía, de milagro (si es que existen) y si bien las matemáticas dicen que no fallan y que mientras hay esperanzas hay vida, la agonía de este equipo ayer volvió a ser expuesta públicamente en vivo y en directo en Avellaneda, por TV, Internet, y cualquier otro tipo de medio de visualización que exista.

Si bien los algoritmos parecen ser parecido a la letra de Romance de Barrio cuando dice que “jurando que no, mintiendo que si”, juramos que daremos todo desde la pasión y el aliento, pero parece que las respuestas de los que hoy nos representan en la cancha nos mienten que sí podemos ilusionarnos con el milagro.
Dios quiera que nos equivoquemos los que pensamos que ya casi todo está perdido, cuando ya muy pocos nos ofrecen el corazón.
Hoy podemos estar diciendo que buscamos más el partido que el rojo, que Gigliotti se comió un mano a mano imposible (otro más), que Hilario tapó una mediavuelta con la cara de pura suerte, que Bianchi nos salvó de ya estar totalmente cocinados, que merecimos algo más de suerte.
Hoy podemos lamentar más que nunca el inverosímil / polémico / inaceptable gol que Colón nos hace en el Bidegain y que nos hubiera permitido ahora estar un poquito menos mal. Lo mismo con el empate de Banfield, o con otras cosas más.
Pero debemos fijarnos una serie de detalles más contundentes como ser que tanto a Colón como a Independiente les jugamos 45 minutos con 1 de más y no supimos doblegarlos. También hay que ver que a un Olimpo (cuasi descendido en ese momento) no le pudimos hacer un gol (y el del empate) hasta el minuto 90. Podemos decir también que este equipo no ganó ninguna de las finales que tuvo que ganar (desde el campeonato pasado hasta éste) . ¿Cuánto hace que no jugamos a algo?
Anémico.
Desnutrido.
Anoréxico.
Esas pueden ser definiciones de este plantel.
Romagnoli con algo menos de media rodilla es el único jugador que puede tener algo de claridad y sapiencia de juego. Bufarini es pura entrega y vértigo, como que no se resigna al destino. Migliore (junto con el 10) son los únicos que renunciaron a un premio.
¿y después?
Desde la dirigencia (actual y anteriores) hasta los jugadores (actuales y recientemente anteriores), llegó el momento de analizar (cuando pase el temblor) las responsabilidades de esta indefensión futbolística, económica, política e institucional que vive San Lorenzo.
Nos podemos equivocar, somos humanos. Pero tropezar dos veces con la misma piedra en 30 años no es de inteligentes. A las duchas con agua mineral de los 80 se le contrapone hoy un club casi fundido (¿casi?) donde algunos que deberían mostrar algo más en la cancha se animan a hacer públicas declaraciones inaceptables (no hay pelotas nuevas, la ropa huele mal a los 10 minutos de usarla).
Cuánto hubieran dado los Camboyanos por tener las instalaciones que hoy posee este equipo?. Equipo que está al menos ahora al día en sueldo y premios (y me sigo negando a entender que tengan “premios” los que hacen cosas como las que vemos).
No creo en los milagros, pero me dicen que existen. No me convencieron todavía de que es posible, pero las matemáticas no fallan. Ni para bien, ni para mal.
Pero sea cual sea el resultado final de lo que venimos viendo estos últimos 3 años (por lo menos) nos obliga a que los sanlorencistas debemos poner el corazón en Boedo y en la limpieza, reestructuración, refundación, renacimiento del club.
Hoy está fumigado con agente naranja y nos dejó indefensos de todo (entradas de visitante cual si fuera un equipo de morondanga, indefensión ante la policía, parálisis futbolística, caudillismo interno del vestuario, el famoso cabaret que alguna vez hizo referencia un 10 rival).
¿Quién tiene la garganta necesaria hoy para decirle a San Lorenzo, “Levántate y anda”?
Mientras tanto, los hinchas seguimos con la lámpara encendida cual Diógenes modernos, buscando. ¿Lo tendremos?
Lo necesitamos.


Segola
(con todo el dolor del alma, y entendiendo como nunca las lágrimas de mi viejo hace 3 décadas)

No hay comentarios: