Sumate a los CUERVOS de Madrid!!

Para contactarnos mandanos un email a madrid@sanlorenzo.org.ar o llamanos al 918341908

29 ene. 2008

SORIANO - Por Eduardo Galeano

En uno de sus cuentos, Soriano imaginó un partido de fútbol en algún pueblito perdido en la Patagonia. Al equipo local, nunca nadie le había metido un gol en su cancha. Semejante agravio estaba prohibido, bajo pena de horca o tremenda paliza. En el cuento, el equipo visitante evitaba la tentación durante todo el partido, pero al final el delantero centro quedaba solo frente al arquero y no tenía más remedio que pasarle la pelota entre las piernas.
Diez años después, cuando Soriano llegó al aeropuerto de Neuquén, un desconocido lo estrujó en un abrazo y lo alzó con valija y todo:
–¡Gol, no! ¡Golazo! –gritó–. ¡Te estoy viendo! ¡A lo Pelé lo festejaste! –y cayó de rodillas, elevando los brazos al cielo.
Después, se cubrió la cabeza:
–¡Qué manera de llover piedras! ¡Qué biaba nos dieron!
Soriano, boquiabierto, escuchaba con la valija en la mano.
–¡Se te vinieron encima! ¡Eran un pueblo! –gritó el entusiasta. Y señalándolo con el pulgar, informó a los curiosos que se iban acercando:
–A éste, yo le salvé la vida. Y les contó, con lujo de detalles, la tremenda gresca que se había armado al fin del partido: ese partido que el autor había jugado en soledad, una noche lejana, sentado ante una máquina de escribir, un cenicero lleno de puchos y un par de gatos dormilones.
(El texto de Galeano, llamado “El lector” forma parte de su libro Bocas del tiempo. Hoy se cumplen once años de la muerte de Osvaldo Soriano.)

Osvaldo Soriano y el presente

Se cumplen once años de la zarpada de Osvaldo. Esta peña está impregnada de su espíritu aunque alguno aún no haya caído en ello. El Gordo era un tipo bueno, la inmensa mayoría de los hinchas de San Lorenzo lo son y si no, permítanme que me engrupa con esa idea.

Yo no sé lo que diría él de este presente que nos encuentra con pilchas remendadas pero con champagne francés y señoritas caras en una fiesta que nadie sabe quien pagará pero temo que no iría mucho con su forma de ser. No estoy seguro sin embargo; todos, incluido Osvaldo Soriano tenemos este rinconcito irracional a rayas azules y granas en el que nos damos la biaba de los sueños y las pasiones en forma de redonda de cuero y goles.

“Bebamos juntos bebamos que yo quiero con todo este dinero hacer mi carnaval” dice la letra de un tango que recuerda a un payaso ¿Y qué? Déjenme ser un payaso que sueñe con una Libertadores y un gran equipo campeón aunque mi hemisferio racional me advierta en sobresaltos nocturnos que las farras se pagan, tarde o temprano pero se pagan.


Por Osvaldo Soriano y por San Lorenzo los que aquí nos juntamos en esta pasión alejada del nido alzamos nuestras copas, hacemos nuestro carnaval y nos encurdelamos de Ciclón.

De paso les dejamos esta joyita de su amigo Eduardo Galeano que encontramos en Pagina 12.

Osvaldo Álvarez

1 comentario:

Kellypocharaquel dijo...

Hermoso homenaje a un grande de nuestra literatura y cuervo de ley.
Excelente el blog .
Todo mi afecto cuervo para ustedes
Besos
Raquel Luisa Teppich