Sumate a los CUERVOS de Madrid!!

Para contactarnos mandanos un email a madrid@sanlorenzo.org.ar o llamanos al 918341908

12 dic. 2007

Memoria 2007

Si comparamos el cierre del 2006 con el del 2007, mucha agua ha pasado bajo el puente y muchos cambios han habido.
A un cierre de año 2006 lleno de dudas, de incertidumbres sobre la marcha del equipo, apareció en los primeros días de enero 2007 la figura de Ramón Díaz como nuevo DT quien asumiera su puesto el 27 de diciembre del 2006. Todos recordábamos los equipos dirigidos anteriormente por Ramón, y dada la calamitosa situación en que anteriores direcciones habían dejado al equipo de Boedo, la duda estaba planteada: ¿podría el DT que había salido campeón con un plantel de estrellas reeditar triunfos con un plantel muy golpeado y del que todos dudábamos?

El resumen de plagas esparcidas en 2006 por Boedo era aterrador: estaba en tela de juicio tanto el profesionalismo como la entrega del plantel, se dudaba de la calidad técnica de los integrantes del mismo; hubo jugadores que habían llegado en ese año y prefirieron emigrar rápidamente (Pablo Quatrocci); la situación del DT era insostenible (goleadas en contra, planteos tácticos que no agradaban a los hinchas ni a la historia del club); un clima interno de los hinchas que ya no soportábamos más los años de derrotero sin brújula y como consecuencia de los resultados desastrosos del segundo semestre suceden los reclamos de los hinchas en la salida de los partidos contra Colón y Quilmes, sobre todo el mal sabor de boca que dejó ese último encuentro con que se cerró el 2006 (2-4 contra un equipo prácticamente descendido).

Como resumen de ese momento tan desesperanzador del club, no nos olvidemos lo que clamó La Gloriosa en la última fecha del 2006:
Queremos Camboyanos, queremos Matadores,
queremos jugadores que sientan los colores.
Basta de fracasados, jugadores mediocres,
para el año que viene queremos ser campeones.

En medio de ese clima, y tan solo con la llegada de la Gata Fernandez, Aureliano Torres y el Lobo Ledesma, se produce el primer intento de sustracción por la fuerza (tema Lavezzi), y luego de la revancha del 4 de marzo en la calle Brandsen hubo confianza en que la cosa se recomponía en lo futbolístico. El gol de Mendez en Rosario nos lo hizo ver al “gallego” como con rulos rubios, en el Nuevo Gasómetro y con el 32 en la espalda; y muchos empezamos a pensar que ese gol valió lo mismo que el otro.
La vuelta olímpica de junio, el delirio, la recuperación del primer puesto en la tabla de recaudación, y San Lorenzo otra vez en la primera línea del fútbol nacional pareció algo impensado a tan solo 6 meses de “la pueblada” post cerveceros.

Luego, un segundo semestre que pintaba con otras ilusiones, al final se quedó en más amagues que conquistas: fuimos eliminados demasiado rápido de la Copa Sudamericana, y el campeonato local se vio dificultado en su desarrollo por partidos muy raros, penales inexistentes, expulsiones increíbles, y una merma en el rendimiento de factores que habían sido pilares en el título del Clausura (seguridad defensiva, control y manejo del partido).

Del último partido oficial del campeonato queda el recuerdo de haber vuelto a ver jugadas hilvanadas y un triunfo relajado después del aletargamiento inicial (pocas veces en este último campeonato vimos al CASLA llegar con toque y juego al área rival, o dejando mano a mano a un definidor contra el arquero contrario); y del campeonato en sí nos queda la recuperación del clásico barrial (después de tantos años de ausencias del Club Atlético Hijos) y del triunfo histórico contra Blanquiceleste S.A.

Quedó la idea en el aire de un semestre sabático, de que se podía haber alcanzado más de haber mantenido las características destacables del campeón del primer semestre. Se notó además en estas 19 fechas que se extrañó el eje central del equipo que tanto se había tardado en recuperar, el puesto de volante central volvió a ser una incógnita en cuanto a su dueño y rendimiento, habiéndose alternado buenas y no tan buenas de los diferentes intérpretes de ese puesto. Como temas agrios para digerir nos quedaron el segundo intento de sustracción del año, los rebrotes de problemas económicos, y el último reclamo con amenaza de embargo de un antiguo DT (sobre este último asunto . . . . . pensar que después de ese funesto domingo de agosto 2006 dicen que lo convencieron para que siguiera……).

Se cierra el año con las elecciones del club, y los deseos de todos están puestos sobre la mesa: en lo social, la presencia y crecimiento en el Boedo de siempre, y en lo futbolístico, recuperar jugadores que bajaron de nivel y reforzar el plantel para lograr la ansiada Copa Libertadores. Veremos qué nos depara el destino y la economía del club.

Aguante Ciclón




Segola

No hay comentarios: