Sumate a los CUERVOS de Madrid!!

Para contactarnos mandanos un email a madrid@sanlorenzo.org.ar o llamanos al 918341908

27 mar. 2007

Ajos, pié derecho y velas blancas.

Llegué tarde al partido.
Mitad por temas familiares y otra mitad porque como contra boston llegué tarde y ganamos, y ¿Ud. vio, no?. Cosas de cábalas.
La cábala es algo irracional, ligado a la incongruencia del espíritu humano, a lo absurdo del cerebro, algo en lo que cualquier persona normal no debe creer, pero …… uno no es tan cheto como para usar chombas de marca y de 75 mangos, así que ésta de llegar tarde era más accesible (además, para hacerle un homenaje al Ratón Ayala a 33 años de su frase, esa chomba “en Europa no se consigue”).
Por otra parte, si de cábalas se habla, debo aclarar que tenía las medias del cuervo (son las blancas con el escudo, esas que usamos en el 95 y que por suerte compré 4 pares y todavía tengo uno), la camiseta de Argentina igual que el 4 de marzo próximo pasado (aclaro que en los partidos con equipos del exterior uso esa), el slip rojo contra la mufa, el reloj cambiado a la mano derecha, y la estampita de Ceferino en la billetera. Así si. Con todos los elementos para ir a la cancha y sin creer en cábalas, me fui al Locos X el fútbol. Pero ………. Me olvidé el gorro de la campaña del 82!!!!! Uhhhh. Algo raro puede pasar.

Llegué y ya estábamos 1 a 1 pero me llamó la atención que estaban todos como pez mirando pa’fuera de la pecera. Cómo atrae el 42 pulgadas cuando se tiñe de azulgrana…… Es que no era para menos. Qué ida y vuelta!!!

Después todo pasó de repente, como un paquete de TCP-IP circulando en fibra óptica: la bronca de la pelota llovida del segundo gol rojo; Martín que estaba sacado gritando “otra pelota por arriba y adentro!!”; Tincho, en el Gasómetro, que me llamó al móvil por cuarta vez en la tarde para masticar la bronca juntos en la distancia; apareció el Puma Fernandez (ya lo de Gata queda chico); apareció el Cuqui; otra vez una pelota llovida y adentro (y si ponemos un toldo en el área?); Martín seguía a lo gritos con los centros; la decisión de cambiar nuestras ubicaciones en la mesa del bar porque así no podíamos seguir jugando y algo coherente había que hacer; la pelota que descansó en el techo de nuestro arco (qué salvada); el jugadón de Alvarado (por qué no entró!!??!?!); el bochazo de potrero de Botinelli; el tano que revoleaba los trapos a lo loco; Pablo que no paraba de gritar “metan el partido en el freezer!!!”; el colorado que caminaba y se subía a la mesa ratona; Osvaldo que ya estaba afónico y le rezaba a cualquier cosa, y Damián que estaba poseído saltando y gritando a la par de la hinchada como si estuviera en el Bidegain. Y ya nadie recordó que por suerte, habíamos cambiado a tiempo el lugar en la mesa y no nos volvieron a meter un centro.

Terminó….
Qué partido.
No sé si fue bueno o malo. Ya no podía evaluarlo con 110 por minuto. Pero rescatamos la actitud, el ir a buscarlo, el poner el pecho para ir al frente aún exponiéndose, la imagen de grupo unido del equipo, las ganas de ganarlo, el empuje y las idea de tratar de tocar la pelota a pesar de algunos desaciertos.
Trabajar para corregir errores se hace mejor ganando que perdiendo, desde ya. Y son tres puntos más para seguir mirando desde arriba.

Tincho me volvió a llamar al móvil para que escuche la cancha (pensar que se tomó un avión desde Chile para ver al cuervo…..esa ventaja de estar a 1500 km y no a 12.000…).

No quiero dejar de acordarme de tres cosas:
Primero: La señorita que se encargaba de nuestra mesa en el Locos. Es de Brasil, y ni bien llegué y pregunté dónde estaba la peña me dice en inconfundible brasilero “agyentino?, el pagchidu es aggiba”. Cuando venía a ver si se había acabado la pizza o la bebida tenía una cara de: se nota que les empataron porque están callados, que hasta se reía sanamente de nuestra locura. Se mataba de la risa luego al vernos en pleno festejo, saltando en el bar, revoleando camisetas, abrazándonos y cantando.
Segundo: al irnos, Osvaldo habló con el capo del lugar y pidió, diplomáticamente, disculpas por el ruido. La respuesta del tipo fue maravillosa: “este es un lugar de fútbol, hay que entenderlo así; y hacía mucho que desde la calle no miraban el lugar por el ruido que había”. ¿Deberemos pedir un fee por publicidad?????
Tercero: No creo en las cábalas. Lo juro. Es de irracionales. Pero para el próximo partido: llegaré tarde, me pondré las medias blancas, el slip rojo, el reloj en la derecha, la camiseta de la albiceleste , la estampita de Ceferino en la billetera y no me olvidaré del gorro del CASLA. Ah…. Y a la izquierda no me vuelvo a sentar!!! Ni loco. Está científicamente probado.

Segola

No hay comentarios: