Sumate a los CUERVOS de Madrid!!

Para contactarnos mandanos un email a madrid@sanlorenzo.org.ar o llamanos al 918341908

16 mar. 2007

Lo barato sale caro

Alguna vez en mi época de estudiante me acuerdo que tuve que leer temas de Marketing y había algo que llamó mi atención de desinformado total del tema. Había una clasificación muy vieja pero que para mi era totalmente nueva y hablaba de la clasificación de los productos, su rentabilidad y su futuro.
Así me enteré (si mal no recuerdo) que los productos que dan ganancias, están amortizadas sus líneas de producción y son el caballito de batalla que siempre se venden, dan utilidad, y están ligados ya a marcas que identifican la empresa, los llaman “vacas lecheras” (lo que alguna vez fue el Falcon o el Dodge 1500). Los que ya no se pueden vender ni a palos son los llamados “perros muertos” y además estaban los que eran una esperanza que andan bien de movida, alentados por modas, que son los llamados “producto estrella”.

Qué tiene que ver esto con el CASLA??????????????

En la época de los Matadores teníamos un promedio de 10.000 entradas vendidas.
En el ’82, que no teníamos a los Matadores (lamentablemente el empeño y la entrega de Biaín no lo acercaban a Albretch, y Paulino Sánchez no era Fischer, por ejemplo) no teníamos dónde entrar (se acuerdan del canto “vamo’a hablar con Figueiredo, que nos de El Maracaná). Ese año copamos River el famoso día contra Tigre (13/03/82).
En el 95 copamos Rosario, y la lista sigue en el 2001.
Ahora el domingo pasado la prensa habla de 20.000 a 26.000 cuervos en el Pedro Bidegain. Hasta se pudo leer desde tan lejos que muchos hinchas se quedaron fuera del estadio.
Se acuerdan cómo estaba la cancha el 10/6/2001???
Se acuerdan cómo estaba lo que había de cancha el 16/12/1993????
Se acuerdan de todas las veces que el equipo fue protagonista, cómo respondió la gente??

El tema del destierro fue el primer mazazo a la convocatoria (cuenta de ingresos del balance!!). Hay un estudio muy detallado que hizo la gente de “DeBoedoVengo” sobre el destierro santo y cómo se perdió poder de convocatoria. Habla de como se venden menos entradas ahora que en otras épocas del viejo y querido Gasómetro. No hay duda que el primer motivo de la baja en la convocatoria obedece a la zona del estadio. No se defendió desde viejas gestiones el tema del arraigo en Boedo y de la vaca lechera que era el Gasómetro, pasamos a ese problema de venta de entradas.

Pero también hay otro tema: motivación.
Fuera de la masa incondicional que va a todas partes, el diferencial de hinchas que va de acuerdo a la campaña no se motiva con determinadas propuestas del equipo. Puede que vaya a un clásico, a un partido chivo, pero después entre el lugar y la baja propuesta, puede desilusionar a muchos que no son seguidores a muerte pero que suman.

Entonces qué pasa?: que nos metemos en un círculo vicioso. En vez de explotar la vaca lechera, metemos en terapia intensiva el perro muerto que hemos creado, y tratamos que sobreviva.

Quien maneje la Institución debe ser consciente que San Lorenzo en los primero puestos genera ingresos. Un San Lorenzo no peleando por nada genera mucho menos (no hablemos de entradas, pero hablemos del marketing alrededor del club, y el valor de una marca que sea ganadora, por ejemplo giras, y hasta el valor de sus activos deportivos). Hay algo que se llama retorno de inversión y que con San Lorenzo no es un concepto inalcanzable.
Por cuestiones económicas jugamos la última Libertadores con jugadores como Moreno o Edilio, que fueron malas apuestas de doble filo y no soluciones. Cuál fue el resultado? No pasamos de la primera rueda, entonces: sin gloria y el círculo vicioso posterior: menos ingresos por no pasar de serie, menos ingresos por falta de entradas de los partidos, el valor “llave” de un club por estar en la elite, etc.

Cuando los artífices del destierro nos ganaron el primer set, ya veníamos desde hacía tiempo saliendo a la cancha con jugadores que no eran para estar todos juntos en un grande (por decirlo de algún modo). Lo nuestro era comprar barato y, a la final, salió caro. Mucho más adelante en el tiempo seguimos igual, ¿se acuerdan del famoso “Pedí un 4 y me trajeron un pomelo”?.

Hay un tema que es de futuro: los hijos de cuervos serán cuervos pero ¿cuántos pibes que se hacen hinchas del campeón, hemos perdido?...

Un club grande como el CASLA, con el poder de convocatoria del CASLA, llena estadios (pruebas hay muchas). El tema es gestionarlo para motivar y facilitar que el hincha, socio, aficionado, el que sea, encuentre una propuesta atractiva y se motive.
En el 80, íbamos a todos lados aún peleando muy abajo (nos salvó el 3-0 contra Tigre en la penúltima) y hasta desde la hinchada se pagaban gastos del club para el plantel. En el 81 igual y del 82 no hace falta hablar. Pero eso fue orgullo, y el sentimiento de herida que había que curar.

Hoy por hoy, estamos arriba en convocatoria, de las 10.000 entradas de Rosario sobrarán 0, y eso son ingresos. Y con los ingresos podemos pelear muchas cosas, como por ejemplo, un día volver a comprar un Silas (con todo lo que ello conlleva luego). O volver a Boedo.
El producto estrella de San Lorenzo es su club de fútbol y es lógico invertir en el equipo para que la propuesta sea atractiva, ganadora, motive a la ilusión, se genere una marca de prestigio.
Si hacemos algo barato, lo pagamos caro a futuro.

Segola

No hay comentarios: